>Curso de Introducción a la Quiropráctica Equina

¡Bienvenidos a la primera lección de nuestro exclusivo curso de Introducción a la Quiropráctica Equina!

En esta primera lección, nos sumergiremos en la fascinante anatomía del caballo. Exploraremos cada detalle, desde el esqueleto hasta los músculos, proporcionándote una comprensión sólida de la estructura física de tu caballo. ¡Vamos a ello!

Las clases en video están únicamente disponibles para suscriptores.
Puedes identificarte en este enlace o apuntarte a los cursos.
Si quieres ver 7 clases gratis para probar Caballos de Cerca hazlo aquí: ver 7 clases gratis.

Anatomía del Caballo: Descubriendo sus Secretos

Tal y como habéis visto en el video de la lección, hemos comenzado explorando la anatomía del caballo. Quiero que te enfoques en las partes clave que te ayudarán a detectar cualquier señal de incomodidad o dolor en tu caballo. Al mirar su rostro, presta atención a la frente, la testera, los belfos, los ollares y, por supuesto, esos expresivos ojos.

Descendiendo hacia el cuello, llegamos a la cruz. A diferencia de los humanos, la espalda de un caballo se encuentra en la parte delantera, donde está la escápula. A lo largo de las extremidades anteriores, encontrarás la rodilla, el carpo y, finalmente, el casco con sus huesos respectivos.

Siguiendo hacia la grupa y la cola, encontramos el corvejón, los tendones, la articulación del tarso y, nuevamente, el tejuelo.

Profundizando en el Esqueleto

Tal y como habéis visto en el video de la lección, toca el momento de pasar al esqueleto del caballo. El cuello alberga siete cervicales que se conectan con el occiput en el cráneo. Las torácicas, alrededor de 18, llegan hasta aquí, y cuentan con 18 costillas a cada lado, sumando un total de 36 costillas. Luego, las lumbares, unas seis, y finalmente el sacro y las cocijias, que componen unas 15 en total.

Conociendo la Musculatura del Caballo

Ahora, centrémonos en la musculatura. Destacamos en el video los músculos más relevantes que te ayudarán a identificar posibles señales de dolor en tu caballo. El bráquicefálico, por ejemplo, es crucial, tanto por su grosor como por su sensibilidad a tocar. Observa también la musculatura paravertebral alrededor del dorso y los músculos del glúteo en la grupa.

No olvides examinar la babilla y los ligamentos, prestando atención a su grosor y temperatura. Si notas alguna reacción inusual, déjanos tus comentarios.

Consejos Clave para una Observación Eficiente

La observación es fundamental. Al examinar la cabeza de tu caballo, asegúrate de que las líneas desde la parte inferior de los ojos hasta la parte superior estén rectas, y que ambos ojos estén alineados. Desviaciones podrían indicar problemas en la C1.

Lo mismo aplica para las orejas. Una línea recta entre ellas debe ser tu guía. Si una oreja está más alta que la otra, podría estar relacionado con la C2.

En el video de la lección podéis ver como Eliane observa para detectar de forma eficiente cualquier dolor en nuestro caballo.

Atentos a las Señales durante el Movimiento

Cuando montas a tu caballo, presta atención a su movimiento. Si tropieza con frecuencia o emite pequeños sonidos, como «cracks», podrían indicar problemas en las articulaciones de las extremidades. Esto se debe a la propiocepción, que es vital para el equilibrio y el bienestar de tu caballo. Cualquier problema aquí merece una revisión veterinaria.

Explorando la Grupa y la Cola

Finalmente, observa la grupa de tu caballo de la forma que mostramos en la lección. Verifica la musculatura en ambos lados, el estado del sacro y las cocijias, y asegúrate de que esté lo más cuadrado posible. Levanta la cola para asegurarte de que el ano esté recto y no inclinado hacia ningún lado. Cualquier desviación puede indicar problemas en la cadera o el sacro.

Estos son consejos esenciales que te ayudarán a cuidar y entender mejor a tu caballo. Recuerda que, ante cualquier preocupación, siempre puedes contar con la evaluación experta de un veterinario especializado.

Recuerda que si tienes alguna pregunta o necesitas más orientación sobre el contenido de la lección, no dudes en contactarnos a través de nuestro formulario de soporte en la intranet. Tanto nuestro equipo de soporte como Eliane estamos aquí para ayudarte en tu viaje a comprender el dolor de tu caballo y aprender a aliviarlo.

¡Gracias por aprender y cuidar de tu caballo de manera responsable!