>Curso de Primeros Auxilios y curas

En la lección de hoy, abordaremos las reacciones alérgicas cutáneas en los caballos. La piel es el órgano más expuesto del caballo, estando constantemente en contacto con el ambiente, pomadas, medicamentos y otros elementos. Como resultado, cualquier reacción alérgica que el caballo pueda tener generalmente se manifestará primero en la piel.

¿Qué factores pueden provocar alergias en los caballos?

Estas reacciones alérgicas pueden ocurrir debido a diversas causas, como la exposición a sustancias irritantes, alimentos, vacunas o medicamentos.

Sustancias externas

Si el campo se ha sulfatado, con el viento o algún insecto moviéndose por el área, es posible que queden restos de sulfatos en el agua, comida o piel del caballo. Si el caballo ingiere estas sustancias o las tiene en la piel, puede desarrollar una reacción alérgica. Sin embargo, no todos los caballos tendrán problemas cutáneos, pero en ciertos casos, las alergias pueden aparecer.

Sustancias internas

Además de las sustancias externas, algunas alergias cutáneas pueden ser causadas por alimentos que se ingieren con frecuencia y, con el tiempo, pueden provocar deficiencias que se manifiestan en la piel.

Las vacunas, aunque raramente, también pueden provocar reacciones alérgicas en el caballo. Si esto ocurre, los síntomas suelen aparecer a los 10-15 minutos después de la vacunación, como erupciones cutáneas, nerviosismo y deseo de rascarse constantemente debido a la picazón o escozor que provoca la vacuna.

En algunos casos, ciertos medicamentos orales o pomadas aplicadas en la piel también pueden desencadenar reacciones alérgicas, aunque esto es poco común. También es posible que algunos caballos desarrollen alergias debido al entorno en el que se encuentran, como a ciertos tipos de árboles o polen en el aire.

La alergia más común en caballos

Una de las alergias cutáneas más comunes es la alergia estival, que afecta principalmente a los caballos en primavera y verano. Esta alergia produce una picazón intensa en el cuerpo, lo que hace que el caballo intente rascarse con cualquier objeto cercano, incluyendo árboles u otros caballos. El constante rascado puede causar irritación y lesiones en la piel, lo que resulta en la pérdida de pelo en ciertas áreas, costras y caspa en la crin y cola.

Las clases en video están únicamente disponibles para suscriptores.
Puedes identificarte en este enlace o apuntarte a los cursos.
Si quieres ver 7 clases gratis para probar Caballos de Cerca hazlo aquí: ver 7 clases gratis.

¿Cómo tratar las alergias en los caballos?

Si las reacciones alérgicas cutáneas no se tratan adecuadamente, pueden empeorar y requerir intervención veterinaria especializada. En caso de una alergia grave, el veterinario especializado en dermatología puede realizar un raspado de la piel o solicitar análisis para determinar las alergias específicas. Una vez identificadas, se puede tratar la causa o proporcionar medicación según las indicaciones del veterinario.

Aliviar el picazón en nuestro caballo

Para aliviar la picazón o escozor en una alergia leve, se pueden usar cremas específicas para caballos, baños con jabón y acondicionador para mantener la piel hidratada. Es esencial limpiar adecuadamente la zona antes de aplicar cualquier producto, asegurándose de utilizar jabones específicos para caballos o aquellos aprobados por un veterinario para su uso. Es importante evitar el uso de jabones que contengan ingredientes dañinos para la piel del caballo.

Avisar al veterinario

Si la reacción alérgica es resultado de una vacuna o medicación administrada por el veterinario, la limpieza y cremas no serán suficientes para tratarlo. En este caso, será necesario que el veterinario recete la medicación necesaria o realice las intervenciones adecuadas.

¿Podemos prevenir las alergias en nuestro caballo?

Para prevenir las alergias es fundamental mantener limpios a los caballos que tienen alergias relacionadas con el ambiente o polen. Lavar las cabezadas con regularidad para eliminar cualquier residuo que pueda provocar reacciones alérgicas en la piel también es una buena práctica.

En resumen, es importante estar atento a las reacciones alérgicas cutáneas en los caballos y actuar rápidamente para aliviar la picazón y evitar complicaciones. Siempre que sea necesario, es recomendable buscar la asistencia de un veterinario especializado para una evaluación y tratamiento adecuados. Con una atención adecuada y medidas preventivas, se puede garantizar el bienestar y la salud de la piel de los caballos con alergias cutáneas.

Termina la lección 9, recordando la importancia de estar atentos a las alergias que puedan presentar nuestros caballos, identificar su origen y actuar rápidamente es imprescindible para conseguir que remitan o, al menos, que no empeoren.

¿Tenéis alguna duda? ¡No os preocupéis! Estoy aquí para ayudaros en lo que necesitéis. Si surgen preguntas, ¡utilizad el formulario de soporte en la intranet y os responderé encantada!