>Curso de Primeros Auxilios y curas

En esta lección, aprenderemos qué hacer si nuestro caballo se da un golpe y cómo prevenirlos.

Los golpes son lesiones comunes que pueden ocurrir por diferentes razones, como colisiones con objetos o patadas de otros caballos.

Cómo detectar que nuestro caballo se ha dado un golpe

Si notamos que una pata del caballo está más hinchada o si hay una zona en el cuello que está inflamada y blanda, estas pueden ser señales de que se ha dado un golpe. Si podemos identificar la causa en el momento en que ocurre, es beneficioso para el tratamiento. Si no sabemos qué causó el golpe, debemos tratar de averiguarlo para entender mejor cómo ayudar al caballo.

Cómo prevenir golpes

Para prevenir golpes, si el caballo vive con otros caballos, es importante evitar que se den patadas entre ellos. En el caso de un caballo que vive solo, debemos observar qué cosas en su entorno podrían causar golpes, como objetos afilados o superficies peligrosas.

Las clases en video están únicamente disponibles para suscriptores.
Puedes identificarte en este enlace o apuntarte a los cursos.
Si quieres ver 7 clases gratis para probar Caballos de Cerca hazlo aquí: ver 7 clases gratis.

Cómo actuar una vez detectado el golpe

Cuando un caballo sufre un golpe, siempre debemos aplicar frío en la zona durante unos 15-30 minutos varias veces al día. El hielo es el método más efectivo, pero si no tenemos hielo, podemos usar baños de agua fría o gel frío, aunque su efecto será menos duradero. También podemos combinar el uso de hielo con arcilla, específicamente arcilla verde, roja o negra, para ayudar a reducir la inflamación y el dolor.

Para aplicar la arcilla, mezclamos el polvo con agua hasta obtener una pasta que no sea ni demasiado líquida ni demasiado seca. Luego, aplicamos una capa sobre la zona afectada y la dejamos hasta que se seque, momento en el cual la limpiaremos con agua.

Es importante tener en cuenta que las arcillas son una ayuda extra, y en caso de golpes importantes con una inflamación significativa, debemos informar al veterinario para que decida si se necesita tratamiento adicional, como antiinflamatorios.

Si no tenemos claro dónde se ha producido el golpe, podemos palpar la zona para buscar áreas hinchadas o blanditas. Si es difícil de encontrar, podemos aplicar el hielo en la zona sospechosa.

En el caso de golpes en zonas como las patas o la cola, podemos vendar para brindar apoyo y protección.

Si la hinchazón persiste o empeora, es importante llamar al veterinario para una evaluación y un diagnóstico adecuado.

¿Tenéis alguna duda? ¡No os preocupéis! Estoy aquí para ayudaros en lo que necesitéis. Si surgen preguntas, ¡utilizad el formulario de soporte en la intranet y os responderé encantada!

Finaliza la lección 5, y nos vemos en la próxima lección, donde trataremos sobre los cólicos.