>Curso de Primeros Auxilios y curas

En esta lección, aprenderemos sobre cómo detectar y actuar ante una cojera en un caballo. Cuando notemos que el caballo camina de forma extraña o muestra signos de dolor al pisar, es crucial detenernos, observar y determinar qué extremidad o zona del cuerpo está afectada.

Detectar y evaluar una cojera

Si un día notamos que nuestro caballo está cojeando y no sabemos la causa exacta, debemos llevarlo a un espacio seguro donde no haya riesgo de accidentes con otros caballos o superficies que puedan dañar al animal. Es esencial reducir el movimiento para evitar que la lesión empeore hasta que el veterinario pueda examinarlo.

Para detectar una cojera, es importante palpar las cuatro extremidades y buscar zonas más calientes de lo normal, bultos o áreas más blandas de lo habitual. Esto nos ayudará a proporcionar información al veterinario para el diagnóstico.

Una herramienta útil para analizar algunas cojeras es el pulso digital. Por ejemplo, en casos de abscesos, se pueden sentir las pulsaciones del caballo en la zona del casco.

Al evaluar una cojera, también podemos observar cómo el caballo levanta la pierna y cuánto tiempo aguanta en cada posición para determinar si existe alguna molestia particular.

Cómo actuar inicialmente ante una cojera

En caso de cojera, es recomendable aplicar frío en caso de duda sobre la causa, a menos que el veterinario indique lo contrario. Si el veterinario ha proporcionado un diagnóstico, se puede aplicar calor o frío según las indicaciones.

Las clases en video están únicamente disponibles para suscriptores.
Puedes identificarte en este enlace o apuntarte a los cursos.
Si quieres ver 7 clases gratis para probar Caballos de Cerca hazlo aquí: ver 7 clases gratis.

Tal y como veis en la lección de hoy, en el caso de Candela, se puede notar una cojera más pronunciada, y arrastra una de las extremidades traseras al caminar debido a una lesión puntual, como una rotura de tendón. En este caso, se debe reducir el movimiento y esperar a que la lesión sane. Por otro lado, Brío tiene una cojera crónica debido a una irregularidad en sus manos delanteras. Cuando Brío tenga episodios de dolor o inflamación, se puede administrar antiinflamatorios bajo la supervisión del veterinario y proporcionar un espacio cómodo y plano para su recuperación.

Es importante mantener el casco limpio y, si encontramos algún objeto punzante o incómodo, debemos evitar quitarlo nosotros mismos y llamar al veterinario o al podólogo para que lo hagan de manera adecuada.

¿Cómo reducir el dolor?

Para reducir el dolor en caso de cojera, se puede aplicar hielo en la zona afectada utilizando paquetes de aplicación inmediata y asegurándolos con vendajes adecuados. Es importante no dejar el caballo sin movimiento, pero evitando movimientos de impacto fuerte. Si el caballo no se mueve en absoluto, podrían atrofiarse otras partes de su cuerpo, lo cual no es beneficioso para un animal que está en constante movimiento.

¿Tenéis alguna duda? ¡No os preocupéis! Estoy aquí para ayudaros en lo que necesitéis. Si surgen preguntas, ¡utilizad el formulario de soporte en la intranet y os responderé encantada!

Ahora, ¡animaros a la siguiente lección! Descubriréis como actuar eficazmente si vuestro caballo presenta un golpe.