>Curso de Primeros Auxilios y curas

En la lección de hoy, aprenderemos sobre los diferentes tipos de heridas que pueden afectar a los caballos y cómo realizar una limpieza adecuada de las mismas.

Tipos de heridas

Heridas incisivas

Son aquellas que se producen por cortes, como por un cristal o un objeto de acero. Suelen ser cortes limpios, ya sean superficiales o profundos.

Heridas punzantes

Ocurren cuando un objeto se ha clavado en el caballo, como un clavo, tornillo o madera. Estas heridas pueden ser complicadas, especialmente si afectan a tejidos blandos, músculos, piel, huesos o articulaciones.

Laceraciones

Se caracterizan por tener cortes irregulares, como pequeñas montañitas. Aunque no suelen ser muy profundas, pueden generar bastante sangrado.

Abrasiones

Estas heridas son como desgarros y se producen cuando un trozo de piel o músculo se arranca, dejando una zona irregular y grande.

Cómo actuar en cada tipo de herida

En caso de heridas incisivas y punzantes, no debemos quitar el objeto que se haya clavado. Si hay un objeto clavado, debemos asegurarnos de que no toque con nada para evitar mayores daños y llamar al veterinario.

Si el objeto clavado está oxidado, es importante comunicárselo al veterinario para que pueda tomar medidas adicionales.

Clasificación de heridas según su estado de limpieza

  • Heridas limpias: Recientes y sin suciedad visible.
  • Heridas limpias con algún resto: Recientes pero con algún objeto extraño visible.
  • Heridas con mucha suciedad: Sucias y más antiguas.
  • Heridas con infección: Sucias y con signos de infección, lo que requerirá atención veterinaria.

Para prevenir heridas en los caballos, es importante revisar su entorno y tomar medidas de precaución, como asegurarse de que no haya objetos punzantes o corrosivos al alcance de los animales.

Pautas de actuación en caso de herida

Si el caballo se hace una herida, se debe proceder a una limpieza adecuada y en algunos casos a un vendaje. A continuación tenéis los pasos esenciales y en el video de la lección cómo realizarlos de forma práctica.

  1. Limpiar la herida: Utilizar guantes y clorexidina o betadine para limpiar la herida. Si es una herida abierta, es importante presionar suavemente con una gasa empapada para evitar frotar.
  2. Evitar la picazón: Si el tratamiento requiere aplicar clorhexidina diariamente, es recomendable diluirla con suero para evitar picazón en el caballo.
  3. Aplicar la crema adecuada: Para ayudar en la cicatrización, se puede utilizar una crema específica como blastoestimulina o furacín.
  4. Vendaje: Si es posible y necesario, se puede realizar un vendaje en las primeras horas o días, dependiendo de la ubicación de la herida y si es factible mantenerlo tapado.
  5. Es esencial mantener los materiales de vendaje limpios y no reutilizarlos. Si la herida evoluciona favorablemente, se puede retirar el vendaje y dejar la herida al aire libre.

Las clases en video están únicamente disponibles para suscriptores.
Puedes identificarte en este enlace o apuntarte a los cursos.
Si quieres ver 7 clases gratis para probar Caballos de Cerca hazlo aquí: ver 7 clases gratis.

En conclusión, saber cómo actuar ante las heridas es crucial para cuidar la salud y bienestar de los caballos. La prevención y una limpieza adecuada son fundamentales para una pronta recuperación y evitar complicaciones. En casos de heridas graves o infectadas, siempre es recomendable consultar con un veterinario para recibir la atención adecuada.

¿Tenéis alguna duda? ¡No os preocupéis! Estoy aquí para ayudaros en lo que necesitéis. Si surgen preguntas, ¡utilizad el formulario de soporte en la intranet y os responderé encantada!

Ahora, ¡animaros a la siguiente lección! Descubriréis como actuar eficazmente si vuestro caballo presenta una cojera.