>Curso «Un día en la hípica»

Hoy, llegamos al meridiano del curso «Un día en la hípica», la lección número 5. Vamos a compartir tips sobre cómo manejar a un caballo en el preparador. Este conocimiento es esencial para cualquier amante de los equinos, y estamos emocionados de compartirlo con vosotros.

Clase práctica en video:

Las clases en video están únicamente disponibles para suscriptores.
Puedes identificarte en este enlace o apuntarte a los cursos.
Si quieres ver 7 clases gratis para probar Caballos de Cerca hazlo aquí: ver 7 clases gratis.

Llegada al preparador

Cuando llegamos al preparador con nuestro caballo, es crucial mantener un ambiente seguro y controlado. En nuestra lección anterior, hablamos sobre la importancia de observar cómo camina nuestro caballo y asegurarnos de que todo esté en orden antes de llegar aquí.

Primero, asegúrate de que el área de preparación esté libre de objetos que puedan dañar al caballo y de que no haya otros caballos presentes en ese momento. Una vez dentro, entra primero, siempre antes que lo haga el caballo.

¿Cómo atar al caballo?

En cuanto a la forma de atar al caballo, aquí es donde se vuelve interesante. Existen varias formas de hacerlo, y una de las más seguras es lo que llamamos «doble viento». Esto implica atar al caballo de ambos lados de un pilar, usando dos cuerdas o cadenas, una en cada lado.

Antes de soltar al caballo, os recomendamos que primero lo atéis en un solo lado. Esto se hace pasando una cuerda o cadena a través de un mosquetón en un lado y asegurándola firmemente. Luego, haced lo mismo en el otro lado. Esta técnica de doble viento brinda una mayor seguridad al mantener al caballo en su lugar y es especialmente beneficiosa para potros y caballos jóvenes.

Sin embargo, es importante destacar que algunos caballos pueden no estar acostumbrados a esta técnica, lo que puede generar nerviosismo. Esto es algo que debe abordarse gradualmente para acostumbrar al caballo a esta forma de atar.

Además, es fundamental que los caballos estén acostumbrados a ser atados en varios lugares, ya que no siempre tendrán la suerte de encontrar el lugar perfecto. Si las anillas están ocupadas, incluso podría ser necesario atar al caballo a un poste o tronco.

Cuando se trata de atar al caballo en un poste, la técnica es diferente. Pase la cuerda por detrás del poste y haga un bucle que luego se asegura con un nudo simple. Esta técnica es más segura que pasar la cuerda alrededor del poste, ya que evita el peligro de que los dedos queden atrapados si el caballo tira.

Longitud de la cuerda

Otro punto clave a recordar es la longitud de la cuerda. Debe permitir que el caballo tenga cierta holgura, lo que brinda seguridad. La medida ideal puede variar, pero aproximadamente un metro de holgura es una buena referencia.

Evite atar al caballo demasiado corto, ya que esto puede hacer que se sienta agobiado y quiera liberarse, lo que puede ser peligroso. Los caballos deben tener la libertad de girar la cabeza y mirar a su alrededor.

Conclusión

En conclusión, saber cómo atar adecuadamente a un caballo es esencial para garantizar su seguridad y bienestar. Aseguraos de que vuestro caballo esté cómodo y que tenga cierta holgura en la cuerda. También, sed conscientes de los peligros potenciales y evitad atar al caballo de una manera que pueda ponerlo en riesgo.

Recuerda que si tienes alguna pregunta o necesitas más orientación sobre el contenido de la lección, no dudes en contactarnos a través de nuestro formulario de soporte en la intranet. Tanto nuestro equipo de soporte como Quim estamos aquí para ayudarte en tu viaje a dominar tu estancia en la hípica y disfrutarla sin preocupaciones.

Nos vemos mañana en la lección núm. 6: hablaremos sobre cómo manejar a los caballos que tienden a tirar hacia atrás y cómo abordar este comportamiento de manera segura.

¡Gracias por aprender y cuidar de tu caballo de manera responsable!