>Curso «Un día en la hípica»

En la lección de hoy, la número 6, vamos a abordar la esencial tarea de limpiar a nuestro querido caballo. Ya lo tenemos atado con seguridad como vimos en la lección 5 de este mismo curso, así que procederemos con la limpieza. Vamos a describir los utensilios que necesitamos y cómo llevar a cabo esta tarea.

Clase práctica en video:

Las clases en video están únicamente disponibles para suscriptores.
Puedes identificarte en este enlace o apuntarte a los cursos.
Si quieres ver 7 clases gratis para probar Caballos de Cerca hazlo aquí: ver 7 clases gratis.

Herramientas para la limpieza del caballo

En primer lugar, es importante contar con las herramientas adecuadas. En mi caso, prefiero usar una rasceta o almohaza de goma en lugar de las metálicas, ya que son más suaves y menos propensas a causar molestias al caballo. También utilizo un cepillo de cerdas blandas llamado bruza.

Comenzando la limpieza

Empezamos por el cuello del caballo, ya que es una manera de forjar una relación de confianza con él. La limpieza no es solo para que luzca bien, sino también para establecer vínculos y ofrecer un pequeño masaje que ayuda a calentar los músculos del caballo, especialmente en invierno.

Cepillando en círculos

Utilizamos la almohaza o rasceta de goma para eliminar el barro y la suciedad del caballo, haciendo movimientos en círculos en su piel. Esto no solo lo mantiene limpio, sino que también le brinda comodidad.

Usando la bruza

Combinamos la bruza con la rasceta o almohaza para eliminar el polvo y la suciedad que se aflojó previamente. La bruza es un cepillo con cerdas más suaves y se utiliza para dar brillo al pelaje del caballo.

Zonas delicadas

Cuando llegamos a las zonas más sensibles, como la cara y la cabeza, es importante tener cuidado. Utilizamos la bruza en estas áreas, ya que es más suave y menos molesta para el caballo. Esto no solo mantiene al caballo limpio, sino que también evita que se sienta incómodo.

Tratando la crin y la cola

La crin y la cola del caballo también requieren atención. Usamos cepillos específicos para desenredar y cuidar estas áreas, especialmente si el caballo tiene una crin larga. Además, explicamos cómo evitar arrancar demasiados pelos al cepillar la cola.

Limpieza de áreas sensibles

Además de la piel y el pelaje, es importante prestar atención a áreas como los ojos, los ollares y los labios del caballo. Utilizamos esponjas para limpiar estas áreas delicadas, asegurándonos de mantenerlas libres de suciedad.

Cuidado de los cascos

Por último, abordamos la limpieza de los cascos. Describimos cómo pedirle al caballo que levante la pata de manera suave y cómo limpiar cuidadosamente la parte inferior del casco, asegurándonos de eliminar toda la suciedad y el barro acumulado.

Conclusión

Una vez que hemos completado esta rutina de limpieza, el caballo está listo y preparado para montar. Si es verano, también podemos aplicar un repelente de moscas para mantenerlo cómodo y libre de insectos.

Recuerda que esta limpieza no solo es una cuestión de estética, sino que también es una oportunidad para fortalecer la relación con tu caballo y garantizar su comodidad y salud. Siempre es mejor tomarse el tiempo necesario para hacerlo correctamente y garantizar el bienestar de tu compañero equino. ¡Disfruta de tu tiempo con tu caballo y manténlo limpio y feliz!

Recuerda que si tienes alguna pregunta o necesitas más orientación sobre el contenido de la lección, no dudes en contactarnos a través de nuestro formulario de soporte en la intranet. Tanto nuestro equipo de soporte como Quim estamos aquí para ayudarte en tu viaje a dominar tu estancia en la hípica y disfrutarla sin preocupaciones.

Nos vemos mañana en la lección núm. 7: Descubre la importancia de vestir a tu caballo correctamente. Aprende sobre las botas, los protectores y el cuidado necesario para evitar yagas. Garantiza la comodidad de tu caballo.

¡Gracias por aprender y cuidar de tu caballo de manera responsable!